sábado, 15 de octubre de 2011

Esculturas griegas

                            Kuros Anavyssos 

Es una escultura que representa a los kuros, que son imágenes de jóvenes desnudos con cuerpo atléticos. Perteneciente al período arcaico (VI a.C).
Escultura de piedra de bulto redondo, sigue predominando la influencia de la plástica egipcia dado su frontalismo, hieratismo,geometrización del cuerpo e inexpresividad. Con la pierna izquierda adelantada se intento inútilmente darle movimiento a la escultura, utilizaron los triángulos invertidos para hacer las rodillas, su torso también tenia forma triangular, tenia el pelo muy pegado a la cabeza, los ojos almendrados y la llamada sonrisa arcaica.







Poseidón de Artemisión

Esta escultura representa a Poseidón lanzando su tridente y pertenece al período clásico, de la primera mitad del s. V a.C.
Es una escultura de bulto redondo en la que se ha utilizado la técnica de la cera perdida y al igual que Kuros sigue la ley de la frontalidad porque tiene la linea de los hombros y la cadera paralelas. Pero, a diferencia del Kuros, esta escultura consigue movimiento al separar las piernas y los brazos del cuerpo y al girar la cabeza hacia la izquierda. Además de movimiento, crea volumen espacial.






Nacimiento de Atenea

Esta escultura representa el nacimiento de Atenea que estaba colocada en el frontón oriental del partenón y pertenece al período clásico, de la segunda mitad del s. V a.C.
Este grupo de esculturas rompe totalmente la ley de la frontalidad que tenían las dos esculturas anteriores. Esta escultura esta realizada por Fideas, quien le dio movimiento y profundidad utilizando las técnicas del escorzo y los paños mojados.







Apoxíomeno

Se trata de un joven atleta con un estrígile con el que se quita la arena pegada en uno de sus brazos. Es una escultura perteneciente al período clásico del s. IV a.C.
Es una escultura de bulto redondo en la que Lisipo, su escultor, utiliza el contraposto, que consiste en dejar caer todo el peso del cuerpo sobre una pierna, para romper la ley de la frontalidad y le da movimiento y crea volumen espacial al separar los brazos. Rompe el canon creado por Policleto, ahora es mas estilizado, la cabeza más pequeña y el cuerpo más esbelto. Pervive la serenidad de su rostro como en las esculturas del s. V a.C. y utiliza el claro-oscuro para darle más naturalidad al cabello.









Hermes con Dionisos niño 

En esta escultura se puede observar a Hermes y Dionisos, hijos de Zeus, perteneciente al período clásico en el s. IV a.C.
Es una escultura de bulto redondo creado por la mano de Praxíteles, quien rompe también la ley de la frontalidad, como Fideas y Lisipo, utilizando el contraposto y la curva praxiteliana, que consiste en una hondulacion del torso formando una "S". Su rostro, como en la escultura anterior, tiene la misma serenidad que en las esculturas del s. V a.C.
Con el movimiento de los brazos Paxíteles consigue volumen espacial al igual que pasa con la escultura de Poseidón y de Apoxíomeno.










Laocoonte

En esta escultura se plasma el momento en el que el sacerdote Laocoonte y sus hijos son condenados a morir asfixiados por una serpiente enviada por los dioses. Esta escultura pertenece al período helenístico en el s. III a.C. 
Es una escultura de bulto redondo en que se siguen las pautas que Scopas dio a sus obras, pero más exageradas. En comparación con las demás esculturas, esta es una escultura muy realista y naturalista. Los rostros dejan de tener serenidad puesto que aquí están expresando el gran dolor que les produce la serpiente. Utiliza el trépano en los cabellos y el llamado Pathos para reflejar los ojos anhelantes y las bocas entreabiertas.






Scopas

Nació en la isla de Paros en las Cícladas (380-330 a.C.). Fue uno de los tres grandes escultores del período clásico junto a Praxíteles y Lisipo. Trabajó casi exclusivamente  en Grecia, intervino en el mausoleo de Halicarnaso y se encargo de la reconstrucción del templo de Atena Alea.
Según los historiadores de las esculturas griegas, Scopas fue el inventor del patético, también llamado pathos, bien definido por la expresión doliente con el que era usual caracterizar la cara de las propias estatuas.
Ha sido seguramente el primer escultor de la mente humana, casi un escultor-psicólogo, un artista capaz de robar los sentimientos, la angustia, la expresión de sus sujetos para poder influirlos en el mármol. No se contentaba con representar el exterior del sujeto sino que quería a toda costa entrar en los pliegues del alma y descubrir todos los secretos recónditos: el dolor, la tristeza y la desilusión.


Maifer Marisol Mera Macias 2º B

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada